iPhone 3G: 3 cosas que SÍ es y 3 que NO es (II)

5 Agosto, 2008 por jesuse

iphone3g_trio.jpg

En nuestro primer artículo de esta serie comentamos la gran capacidad como celular del iPhone 3G, y sus limitaciones en su intento de ser un sustituto de PDA. ¿Qué más tiene de atractivo el teléfono de Apple, y qué problemas nos encontraremos en el camino? En esta segunda parte analizamos por qué SÍ es un gran iPod, y por que NO es aún el “todo-en-uno” definitivo

Lo que SÍ es: un iPod estupendo

iPod Plus. A estas alturas la palabra iPod ya es un término casi admitido en los diccionarios, como sinónimo de reproductor de formato MP3. Junto con el programa iTunes, forma una combinación simple, elegante, y claro está, bastante cerrada (que es la principal crítica al aparato que tradicionalmente se le ha hecho).

En todo caso, si ya has tenido un iPod, sabes cuál es la filosofía de uso, y el empleo del iPhone será una extensión de tu vida digital, y no una reconversión completa. El teléfono tiene un excelente segundo uso en la escucha de todo tipo de material de audio, y hasta vídeo.

El uso como iPod táctil (cosa que también es el iPod Touch) es simplemente fantástico. Activas el uso como iPod desde un botón en la pantalla, eliges desde listas de reproducción (lo más habitual) y das al “play”. Listo. Si pones en reposo el aparato, la música sigue sonando, sin consumir batería adicional debido a la pantalla, e impidiendo que al meterlo en el bolso/bolsillo el contacto con la ropa vuelva loco a los controles táctiles.

auriculares_iphone.jpg
El pequeño botón en los auriculares junto al micro (en
la foto, el engrosamiento con agujerito) permite controlar
algunas funciones como pausar y pasar canción.

Además el control desde el botón de los auriculares permite pausar con un toque, y pasar canción con un doble toque, lo cual mejora uno de los problemas que siempre han tenido los iPod, y es que son difíciles de controlar una vez en el bosillo, porque no tienen ningún control externo (salvo que compraras el mando externo con radio de Apple u otros).

Grandes detalles, y alguna limitación. El uso en modo Coverflow girando la pantalla para ver las carátulas de los álbumes y navegar por ellos es mucho más intuitivo desde una interfaz táctil; de este modo el sistema de navegación por álbumes y canciones me parece un punto muy fuerte como iPod. En su empleo como reproductor de vídeo también es excelente por la estupenda pantalla que tiene. Y el uso de podcast es una excelente alternativa (y para mí en muchos aspectos mejor) a la radio, de la cual carece de serie.

coverflow_iphone.jpg
Coverflow en el iPhone, mucho mejor que en otros iPod
gracias al sistema táctil del teléfono.

Ah, y el altavoz incorporado es genial para poder poner un poco de música a oídos de alguna persona más, y hasta dar un poco de sonido a un rinconcito, sin tener puestos en los oídos los auriculares. Se oye más de lo que parece por tamaño, aunque para usos mayores no sirve, deberemos entonces enchufarlo a unos externos y alimentados eléctricamente.

Algunos pequeños “peros” a su funcionalidad iPod serían: que al carecer de botones físicos para la mayoría de tareas, olvídate de controlar muchos aspectos a ciegas. Cualquier otro iPod, aun estando en el bosillo, permitía más o menos avanzar, hacer avance rápido o retroceder pulsando botones (era cuestión de palpar un poco y no era necesario sacarlo del bolsillo). Tampoco he encontrado manera de acceder a la información adicional que tienen algunos podcasts en forma de notas. Y sólo se puede crear una lista “on-the-go” (aunque es más sencillo editarla), a diferencia de otros iPods.

Aun así, como anunciaba Apple con su primer modelo de iPhone (y con el iPod Touch), probablemente sea ‘el mejor iPod que han hecho’ hasta ahora.

 

Lo que NO es: el “todo-en-uno” definitivo

Si alguien espera reemplazar con el iPhone a varios aparatos, hay que decir: “sí, puedes”. Si alguien cree que se va a librar de la necesidad total de usar complementos, hay que decir, “no, todavía no…”.

Y es que los todo-en-uno han sido típicamente bastante malos a la hora de suplir del todo las necesidades de usuarios con un poco de exigencia. Como una navaja suiza, que tiene de todo para supervivencia, pero no es lo mejor para usarlo en casa, el iPhone tiene un poco de todo pero algunas de sus características podrían estar mucho mejor y hacer aún menos necesarios los complementos tecnológicos que vamos a mencionar.

Grabador multimedia. El iPhone hace unas fotos estupendas, pero no tienes ningún control sobre el cómo, y tampoco tiene Flash. De acuerdo, nadie espera que un móvil se transforme un cámara profesional, y los pocos megapíxeles te disuaden de verla como tal (sólo 2 MP). ¿Y grabar algún clip de vídeo? Eso sí se echa de menos, aunque sea por la tontería de probarlo o de sustituir a la cámara de vídeo en alguna necesidad del momento. En principio se podrían grabar notas de voz, y hay programas como Evernote que lo hacen, así que este detalle queda cubierto por aplicaciones de terceros. Lo que no parece de momento sencillo es que surjan programas para grabar vídeo. Veremos a ver.

camara_iphone.jpg
La cámara de 2MP está bastante bien para lo que es, pero
no poder grabar vídeo es un pequeño gran inconveniente

Almacenamiento y formatos. Como dispositivo portátil, ya comentamos sus carencias en el ámbito de agenda o PDA. Dos en los que podemos reincidir serían la imposibilidad de pasar archivos fácilmente (salvo por email), los formatos admitidos que quedan restringidos a unos pocos, y el no poder emplearlo directamente como Pendrive o Memoria USB portátil, para pasar archivos de un sitio a otro, cosa que cualquier iPod hasta la fecha puede hacer.

Probablemente esto último sea para proteger los contenidos del aparato y evitar que sea fácil instalar aplicaciones sin pasar por caja (o por la AppStore). Aunque hay sistemas para saltarse estas limitaciones (por ejemplo el programa iPhone Drive o Touchcopy de pago, o el gratuito DiskAid). Pero nada sería tan simple como que nos dejaran activar el uso como disco, en fin…

También la propia capacidad del aparato (8/16 Gb) de momento no es lo bastante como para suplir a un disco duro externo, o a un iPod de gran capacidad (los hay de 160 Gb, como para llevar toda tu colección de discos tranquilamente).

iphonedrive.png

Programas como iPhone Drive permiten extraer los contenidos del iPhone, así como utilizarlo para llevar archivos, la pega es tener que instalarlos previamente en tu Mac/PC para poder hacerlo

Otros puntos en contra: serían la jugabilidad cuando se emplean videojuegos queda siempre supeditada a sacar provecho de la interfaz táctil y la detección de movimiento, al no haber botones; la batería se gasta en exceso al ir teniendo funciones activadas (y no teniéndolas); o que el GPS no está pensado para el coche –además que necesita conexión a Internet constante–; sino más bien para dotar de utilidades de geolocalización al aparato.

Estos y otros detallitos y carencias hacen que no lo consideremos “el santo grial de la convergencia de aparatos” o el definitivo “todo-en-uno”. Todavía. Eso posiblemente no sea hasta el iPhone 6G. Pero es que el ideal tecnológico sigue siendo el mismo: queremos un aparato que lo haga todo, pequeño, con poco peso y muchas prestaciones, sin que chupe apenas batería… Claro, ¡y la luna también!

De momento y a pesar de que el inconveniente de la duración de batería es uno de los mayores “obstas” al aparato, la mayoría estamos bastante contentos del espacio que nos ahorra en el bolsillo, eso sí.

Sólo nos queda contar un par de cosas que ES/NO ES el iPhone. Será en el último artículo de la serie: SÍ es Internet en tu bolsillo, y NO es un ordenador portátil.

Publicado en Mundo Apple, Tecnología |

Pon tu comentario

Nota: La moderación de comentarios está activada y puede retrasar algo su aparición. Pero NO es necesario que reenvies el comentario.